Modelos de mujer: «Esa no soy yo», de Rubén Rodríguez Lucas

Niko Uzunov

Foto Vicente A. Jiménez

He tenido el placer de ser invitado a una de las partes de Esa no soy yo (2021) de Rubén Rodríguez Lucas, profesor de teatro en la Escuela Superior de Arte Dramático y de la Escuela de Teatro de Catarroja, autor, director y actor. Entre alguno de sus logros se incluye el Premio Federico García Lorca 2019 de la Universidad de Granada. Este le fue concedido por su obra Margarida, que sigue representándose y ha sido publicada por la Universidad de Granada.

Esa no soy yo está dirigida por Pablo Sanchis y protagonizada por la espectacular Ana Lacruz. La parte que se reseña pertenece a una obra más extensa en la que participan más actores y, de hecho, en la versión larga se anuncia la aparición del autor como actor, cosa que se puede intuir en la pieza breve ya que vemos sus brazos aparecer en un momento. ¿Visita el autor al personaje a modo pirandelliano? Tendremos que ver la versión larga para descubrirlo.

La parte autoconclusiva de la función que se reseña comienza con un monólogo que rompe la cuarta pared e incluye al público en un show de striptease mezclado con las instrucciones y la receta de cómo hacer cupcakes. La protagonista y su espectáculo se van desmoronando poco a poco hasta que de pronto se da cuenta de que no puede proseguir y revela al público que “esa no es ella”. Ella es, realmente, una joven que no ha tenido la oportunidad de estudiar y a la que, durante su estancia en Londres donde ha ido para intentar granjearse una mejor vida, se le ofrece participar en la industria de cine para adultos como actriz. La historia expone de forma muy sarcástica la doble moral que se tiene respecto a las actrices porno y la forma en la que se las trata una vez han entrado a la industria, pero también es una aguda crítica feminista que revela a través de los cambios de look que la protagonista va efectuando, cambios de pelucas, trajes, etc., la gran presión que se pone sobre las mujeres para ser algo que en realidad no son. La pieza indaga también en la metateatralidad, la precariedad laboral y la libertad en el mundo de la ficción.

La versión extensa fue estrenada en marzo y cuenta con actuaciones en Sant Vicent del Raspeig y en Sueca, además de la función a la que asistí en el TAC de Catarroja. Incluye canciones y se acerca mucho al musical, pero también hay otros recursos teatrales inesperados que no quiero revelar, para no desbaratar las sorpresas que van apareciendo. Sin duda una obra que merece la pena ver si se tiene la oportunidad.

Teatre Auditori de Catarroja – 8 de mayo

Texto: Rubén Rodríguez Lucas ; Dirección Pablo Sanchis; IntérpretesAna Lacruz.

Una producción de la Compañía Alma Mater