Buen teatro universitario: «Los bancos del Prado», de Luisa Carnés

Laura Ferrer Blé

Los bancos del Prado, obra de Luisa Carnés, fue representada el 7 de marzo de 2022 en el Espai Cultural de la Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació de la Universitat de València.

El reparto de actores lo formaban Tana Aguilar, Víctor Barberá, Estela Esteve, Lucía Fernández, Tori Martínez, Eduardo Julià-García, Nicolás Ferry; estudiantes de segundo del grado en Estudios Hispánicos, coordinados por la profesora Maria Morant.

La obra se representaba como parte de un programa de conferencias y actividades que se organizaba en la misma facultad debido al Día Internacional de la Mujer, durante los días 7 y 8 de marzo: las jornadas «Cuando trataron de callarme, grité». Relaciones entre cultura y género desde una perspectiva feminista.

Por lo que respecta a la obra, Los bancos del Prado, se publicó por primera vez entre 1952 y 1953. La autora, Luisa Carnés fue una dramaturga y periodista española autodidacta, que nació en el seno de una familia obrera, perspectiva que mostrará en sus obras, como vemos en Los bancos del Prado.

La trama gira en torno a las diferentes opiniones que tendrían los ciudadanos españoles ante la posible firma de los pactos entre España y Estados Unidos. Todo ello plasmado bajo los ojos de la autora, que en esos momentos se encontraba en el exilio en México, por lo que nos presenta su idea de lo que podría estar sucediendo en España. Vemos en la obra cómo la mayor parte de los ciudadanos presentarían una negativa y rechazo a la firma del tratado, el cual supondría la integración definitiva de la dictadura de Franco en el nuevo orden mundial de la Guerra Fría. En consecuencia, Franco continuaría por muchos años en el poder, siendo considerado como un aliado por parte de las democracias occidentales.

Respecto a la representación que tuvo lugar el 7 de marzo en el Espai Cultural, el espacio sobre el que actuaban los estudiantes se podría describir como de integración, con una ausencia de plataforma, situando a los actores al mismo nivel que al público. Además, podemos hablar de espacio metonímico, ya que el único elemento que formaba parte de la decoración consistía en el componente central que da nombre a la obra: un banco. En este caso estaba formado por dos simples sillas cubiertas con una sábana blanca en la que se podía leer “¡Fuera de España los yankis!”, frase que se repite a lo largo de la obra. Para mostrar los bancos con el mensaje borrado únicamente en el cambio de escena movían la sábana para que se viera totalmente blanco, una idea astuta para evitar el exceso de material en escena.

En cuanto a los personajes, es una obra que presenta un reparto abundante, con variedad de personajes: un anciano ciego, un profesor, una mujer viuda con su hijo, dos parejas jóvenes, un par de niños…Estos van apareciendo en escenas breves, dando así una visión colectiva de la sociedad. Sin embargo, debemos tener en cuenta que con siete actores no se cubre todo el reparto de personajes, a menos que, como hicieron nuestros ingeniosos estudiantes, repitan papeles, cambiando únicamente el vestuario y el tono de la voz.

Gracias a una buena coordinación del equipo técnico de iluminación, con un simple foco se indicaban los cambios de escena en los que los actores entraban al escenario por los laterales que escondían los telones o por el pasillo que dividía al público en dos sectores.

De manera que, mientras el público estaba pendiente de lo que podía estar sucediendo en la oscuridad del escenario durante el cambio, de repente se sorprendían al ver aparecer a su lado a uno de los actores metido ya en el papel.

Desde mi humilde opinión, me parece destacable que el reparto lo formasen un grupo de estudiantes de filología, de quienes desconozco si han recibido en algún momento de su vida formación en arte dramático, ya que no fue hasta el último momento, tras terminar la actuación y realizar un coloquio sobre la obra, que fuimos conocedores de esta realidad. Sin embargo, aunque tal vez nunca hayan actuado ante un público, no fue perceptible este detalle. Recuerdo una escena en concreto en la que las dos parejas jóvenes se se hallaban en escena y la conversación se interrumpía constantemente en una pareja para continuar en la de al lado; de manera que solo se podría lograr con una excelente coordinación de los actores, como ocurrió en este caso.

Agradecí mucho el posterior coloquio sobre la obra, porque en él nos contaron los propios actores cómo había sido preparar una obra como esta, de la que realizaron un par de representaciones ante el público. Los ensayos realizados, las dificultades que tiene organizarse siguiendo al mismo tiempo los estudios del resto de asignaturas, así como los posibles accidentes que pueden suceder…

Para finalizar, y teniendo en cuenta cómo se llevó a cabo la representación del 7 de marzo, sería adecuado plantear la representación de la obra en institutos para dar a conocer la figura de Luisa Carnés, así como para poder acercar el mundo del teatro a las aulas.

Espai Cultural, Facultat de Filologia, Traducció i Comunicació, Universitat de València, 7 de marzo de 2022

Texto: Luisa Carnés; Dirección: Maria Morant; Reparto: Tana Aguilar, Víctor Barberá, Estela Esteve, Lucía Fernández, Tori Martínez, Eduardo Julià-García, Nicolás Ferry

Deja un comentario


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 5 3 ?